logo

Gaussianos, ¿qué si no?

Esta semana asistí a una charla de divulgación matemática impartida por el autor del blog Gaussianos.
Al que le gusten las mates, la ciencia y la divulgación le aconsejo que lo visite. Muchas de las entradas tal vez no las entienda si hablan de cosas sofisticadas pero, muchísimas otras, seguro que sí.


Pero a lo que vamos. Una de las entradas de Gaussianos que nos contó en la charla es esa en la que Homer Simpson demuestra que el último teorema de Fermat es falso:

No soy nada original con esto. Miles de páginas de Internet reflejan esta anécdota de los Simpson y recuerdan que sus guionistas, al menos algunos de ellos, son gente versada en ciencias, matemáticas y física.
¡Que si, que lo sé, no soy nada original!
Hace no mucho tiempo el padre de un alumno me lo dijo con toda la educación pero con toda la rotundidad del mundo. La esencia de su argumentación aunque no la literalidad de las frases, que no recuerdo totalmente, era más o menos ésta:
"Es usted un profesor sin ideas que se limita a entregarnos una fotocopia de un artículo cualquiera sin comentario ni explicación ninguna. Palabras de otros para expresar ideas de otros"

Para alguien como yo, que se cree Dios y el más listo del mundo, hasta ahí llega mi locura, esto es muy duro. Sin embargo le dije también con educación pero con rotundidad que, otra cosa podría decirme, pero que precisamente, una persona sin ideas no soy. Se lo prometo. Os lo prometo a todos. Puedo tener ideas absurdas, ridículas, equivocadas  o disparatadas, pero no estoy falto de ellas (preguntad a quien me conozca).
No sé si os dais cuenta de la similitud entre Homer Simpson y yo. Ambos parecemos tontos, estúpidos y sin ideas pero, analiza los capítulos y verás que, millones de ideas de sus guionistas, gente de muchas ideas y muy inteligentes, están en Homer y en los personajes de su alrededor. Sus ideas son disparatadas, absurdas, es un hombre sin principios, ridículo, ... pero analízalo con calma y tal vez aprendas mucho de sus ideas.

Fijaos si tengo ideas que, sólo unos días antes de estas dos anécdotas que os he reseñado, charla y entrevista con el padre, les había contado a mis alumnos de bachillerato la anécdota de Homer y el último Teorema de Fermat al hilo de un ejercicio del examen que acababa de poner:
i1313

Pero, la idea original, la mía,  (no significa aquí original la literalidad de la etimología de la palabra; no significa aquí origen; significa algo más modesto pero para mi de tanto valor; aunque millones de personas lo hubiesen pensado antes que yo, yo nunca lo había oido ni visto y se me ocurrió a mí solito; seguro que no al primero, ni al único, pero si ... a mi también) fue la siguiente que es digna de un episodio de Los Simpson:
Te has dado cuenta ¡oh alumno! , ¡oh adulto!, que todo número, lo suficientemente grande es par.

Coge tu calculadora y haz una operación con números grandes para obtener un resultado muy grande.
Si es una calculadora de mano te sugiero algo como esto:  "tantos nueves como te quepan multiplicado por tantos nueves como te quepan", por ejemplo (9999999999 x 9999999999 = ????)
Asómbrate:
   impar x  impar = par
cuando los números son lo suficientemente grandes.