logo

Exámenes, ¿para demostrar qué?


Llevaba avisando a mis alumnos de 4º de la ESO que el examen no iba a ser un examen estándar. Que hay que pensar. Que Ruffini no es el fin sino un medio y, en muchas ocasiones hasta innecesario. Que lo importante es entender lo que estudian y para qué lo estudian ...

¿De qué me sirve hacer ejercicios de radicales y exámenes de radicales si no se usar los radicales en ningún contexto fuera del propio examen?
¿De qué me sirve hacer ejercicios de aproximación y redondeo y exámenes si no sé interpretar un texto que hable del asunto y utilizar mis conocimientos para entender y aprender sobre algo que leo?

Aquí os dejo el segundo examen que hemos hecho en 4º de la ESO este curso 2011-2012. Posiblemente, una vez más, un desastre.
El otro día me decía un compañero que mis exámenes eran más fáciles que los suyos y, también me decía que le daban envidia. Que cada uno lo interprete como quiera. Yo sé que mis exámenes son más fáciles que los suyos y que buscan que el alumno demuestre que ha entendido y que lo que ha aprendido es capaz de usarlo fuera de la pura repetición. ¡La verdad es que los alumnos piensan que mis exámenes son mucho más difíciles!
En este examen que tenéis aquí, unos cuantos de los alumnos de 4º de la ESO no han entendido el texto de la segunda pregunta ... pero no os preocupéis, hacen Ruffini como autómatas programables, siempre que la raíz del polinomio en cuestión sea un número entero, claro.