logo

Las mentiras con los números (Capítulo 1)

Si lees hasta el final esta entrada verás que, además de asombrate de falacias numéricas, podemos agradecer los esfuerzos de mucha gente e incluso, por increible que te parezca, podrás concluir que, aunque no quieras verlo, el hecho de que te comportarse como un cerdo le afecta a otras personas


Siempre estamos a tiempo para hacer magia, engañar a incautos o probar si realmente sabemos hacer "cuentas" lo suficientemente bien como para que no nos den "cero por 1".
Así que aquí van las primeras falacias con igualdades alucinantes.
Muchas de las que os colocaré en este blog, aunque no todas, pertenecen al Calendario Matemático de SM del curso 2008-2009 , mes de Mayo de 2009 , mes elaborado por el Departamento de Matemáticas del IES Leonardo Da Vinci de Albacete.
Por cierto, esto me hace recordar que, en el Calendario Matemático de SM, de este curso 2010-2011 , el mes de Marzo de 2011, ha sido elaborado por mi compañero y profesor de nuestro centro Javier Gallarreta Espinosa (sirva esta entrada también como reconocimiento a su tarea y, fundamentalmente, como premio a su gusto por las matemáticas).

Pero vayamos a lo nuestro:

  • Empezando con algo ... fácil, fácil, fácil ....¿Dónde está la falacia?
  • Ahora, igual pero un poco más abstracto:
  • Bueno, si con las letras no te entiendes mucho, volvamos a los números y metamos las letras suavemente:
  • Esta podía ser una pregunta de nuestro examen de logaritmos así que ...¿Dónde está la falacia?:
  • Y tal y como os he insistido en clase ..."cuidadin con esas mentiras en las fracciones algebraicas porque no es x todo lo que reluce:

Pensemos, que es gratis y es bueno para mantener a raya el Alzheimer que, como sabéis, es una enfermedad neurodegenerativa llamada así como homenaje a la primera persona que identificó por primera vez sus síntomas, el psiquiatra y neurólogo aleman Alois Alzheimer.
Aunque, que conste, que el señor no inventó la enfermedad . Lo que quiere decir que él no es en modo alguno su causante y que, aunque no la hubiera identificado, seguiría existiendo.

Y digo esto último, "que nunca doy puntada sin hilo", para abundar en el hecho de que, sólo cuando te hacen recoger los papeles del suelo de tu aula o de los pasillos te das cuenta que "los demás" son unos "cerdos"; pero que, "los demás" y "tú mismo" se comportan como tal aunque no tengan que recogerlos. Lo triste es que no te das cuenta hasta que te afecta en carne propia.