logo

Hoy he llamado idiotas a mis alumnos

No lo he podido evitar...
Hace no muchos años que aprendí lo que significaba la palabra idiota. Un profesor de Lengua del IES Valle del Oja de Santo Domingo de la Calzada comentaba en la sala de profesores que, a veces, llamaba idiotas a sus alumnos. Pero idiotas, no como insulto, sino como un calificativo.

Idiota:  Corto de entendimiento. Que carece de toda instrucción.

Pero hoy intentaba explicar a mis alumnos lo que es un maestro ó profesor; quizá debería decir, lo que tendría que ser. Esta frase de una joven maestra con ansias de saber y aprender más para poder enseñar mejor, lo explica con mucha claridad:

"A veces ardo en deseos de poder estudiar mejor, de una manera diferente; de tener por guía, además de los libros, a un profesor y poder compartir las dificultades con los otros alumnos que las sufren, [...]"
La incógnita de Newton - Catherine Shaw


En uno de mis cursos he intentado leerles esta frase y, no se han molestado en escuchar. ¡Más o menos lo que siempre hace un alumno en clase con las cosas importantes que supone no entran en un examen!
Obviamente les he llamado idiotas. Idiotas por ser como sus padres y sus abuelos. Por ir al colegio  aprobar exámenes y no a aprender y entender lo que estudias. Por no preguntarse para qué sirven las cosas que me explican. Por no intentar entender y sólo preocuparse de lo que van a preguntar en los exámenes.

En otro de los cursos, la anécdota ha sido la que puede probar cualquier profesor en cualquier clase:
- He preguntado quién "no sabía hacer un ejercicio" que habíamos mandado como tarea el día anterior.
- Ni una sola mano se ha levantado de lo que, les he dicho:
 " Deduzco que todos sabéis hacerlo. Por tanto voy a preguntar a cualquiera de vosotros y, si no lo sabe hacer, le pondré un 0. No por no saberlo, he añadido, sino por mentiroso e idiota"
- Pero siendo profesor necesitaba demostrarlo así que les he intentado enseñar algo:
"Voy a repetir la pregunta, he dicho, para que me digáis quién no sabe hacer el ejercicio, porque la tarea de un profesor no es poner ceros al que no sabe sino explicar al que no entiende y, la tarea de un alumno es intentar entender y aprender y utilizar al profesor para ello."
- Todos los alumnos de la clase excepto 3 han levantado la mano. Muchos no entendían el ejerciccio, la mayoría, otros no sabían si lo entendía porque no lo habían intentado. Pero el ejercicio no era sencillo, tal vez hacía falta un profesor para explicárselo a mucha gente. Pero ...